Felipe Vergara | Carta al director

By 04/05/2017Opinión
Felipe-Vergara

Señor Director:

Hace tiempo no se veía una DC con las faldas bien puestas. Las amenazas que recibió de distintos partidos de la Nueva Mayoría, donde lo mínimo que le hicieron fue advertirle que se quedaría fuera de la lista parlamentaria, auguraban que se repitiera la historia de Lagos en el PS. Afortunadamente no fue así. En su Junta Nacional primó la cordura por sobre los codazos: la visión de largo plazo por sobre”mantener la pega” y eso era algo que la DC había perdido: en realidad, que los partidos tradicionales habían perdido. Algo tan simple, tan correcto como es la decencia.

Que no se acuse a la Democracia Cristiana de fragmentar a la Nueva Mayoría. El quiebre se remonta a un exceso de consideración hacia el PC y su permanente ninguno a la Falange y la soberbia del Partido Radical desde que tiene candidato presidencial, cuyo punto e inflexión fue el apoyo de los socialistas a Guillier y la bajada de Lagos.

La nueva Mayoría estaba muerta cuando Carolina Goic confirmó que iría a primera vuelta. Hay que retroceder dos años: la NM empezó a agonizar cuando las encuestas fueron adversas al gobierno y sus partidos decidieron darle la espalda a la Presidenta Bachelet. Además de un tema ideológico- que por fin la DC respeta- Guillier cada día marca menos y su colega Beatriz Sanchez amenaza su posición. Al frente, Piñera con múltiples conflictos de intereses parece sólido en ChileVamos, y por más que los reproche Ossandón, a la derecha poco le importa la duda moral. Ese fuego amigo o amenaza vivida por la Falange que puede prontamente transformarse en una oportunidad, que si bien lento, debiera capitalizar la ADC y su líder Carolina Goic de manera constante.

Carta al directo originalmente publicada en Diario La Tercera 4/05/2017