La Ley de Cuotas y la oportunidad de renovar la política

By 04/08/2017Opinión
Paola Cabezas

Un respetado medio de prensa escrita de Santiago tituló hace pocos días con un artículo referente a la Ley de Cuotas, catalogándola como la “convidada de piedra” de estas elecciones. Un mal titular, ya que dicha normativa fue votada en el Congreso para lograr que por fin las cúpulas de los partidos se vieran obligados a incluir mujeres en sus listas parlamentarias.

El estatuto establece que hasta 2029 los candidatos hombres o mujeres de cada partido no pueden superar el 60% del total presentado, asegurando de esa forma una cuota para el sexo femenino. Ojo que esta normativa no es un invento chileno, sino que es un compromiso de los Estados americanos con cumplir con la Convención de Naciones Unidas contra la eliminación de toda forma de discriminación contra la mujer. En Noruega existe ley de cuotas hasta en el mundo privado, en los gobiernos corporativos, esto apoyado por estudios que avalan que la mujer tiene habilidades blandas de las que carece el hombre.

Chile tiene una población femenina de 52% y en las últimas elecciones en el Maule Sur el 54% de los votantes fueron mujeres, no obstante, nunca ha habido una diputada por la zona. La razón parece ser bastante sencilla, un predominio masculino excluyente de la mujer que nos limita solo a trabajar y hacer crecer la familia. Existiendo en la actualidad solo un 17% de mujeres en el Congreso, esto debe cambiar ya.

Fui de las primeras generaciones en recibir de la Corte Suprema el título de Abogada y no de Abogado. Ese fue un gran gesto, importante, y deben existir más como este, y aún más medidas concretas como una Ley de Cuotas, ya que la mujer tiene un rol preponderante y calidades que el hombre claramente no tiene. Recordarán cuando el Senador Letelier acuso que algunas mujeres se embarazaban para asegurar su permanencia en algunos cargos, pues bien, esa mirada retrograda y lamentable de la función de la mujer en cuanto a la responsabilidad de mantener la natalidad en Chile es la forma como se nos ha visto durante años, sin reconocer la esencial doble función que cumplimos, como madres y trabajadoras.

Esta legislación fue calificada en el artículo anteriormente mencionado como “invitada de piedra” porque les está siendo difícil a los partidos cumplir con la medida, pero perdóneme, el problema no es la legislación, el problema son los dirigentes que no son capaces de reconocer a las muchas mujeres capacitadas que debe haber en cada partido. Permítame una aclaración, acá la problemática es que les está resultando difícil a los partidos tradicionales, ya que en Amplitud o Ciudadanos la cuota no es tema, ya que hay candidatas bien preparadas y con un prestigio ganado de donde vienen. Los partidos solo deben mirar más allá de donde están acostumbrados y si pretender llenar las listas con mujeres solo por cumplir con la cuota, veremos otro bochorno político, verificando que con tal de mantener el poder, se está dispuesto a todo.

La cuota en Chile no solo traerá mujeres al Congreso, sino que también la renovación necesaria que tanto necesitamos en medio de la peor crisis política que ha tenido el país, con escándalos de corrupción nunca antes vistos. También permitirá la entrada de nuevos actores al Congreso que no le deben favores a nadie, que no han sido financiado por nadie y que, por tanto, tendrán la independencia necesaria para legislar sin miedo a nada. Del mismo modo, permitirá que aquellos que llevan años en sus distritos den paso a ideas frescas en la política chilena.

Lo que me parece vergonzoso es que incluso se esté hablando de falta de competitividad de la mujer… ¿por qué? ¿Que las mujeres no estemos dispuestas a peleas infantiles y a trabajar sin polémicas es señal de falta de competitividad? Por supuesto que no. Los juicios dejan en claro que la ley de cuotas hoy será un avance para el Parlamento.

Paola Cabezas, socia directora Cabezas Abogados y candidata a diputada por Ciudadanos por el Maule Sur

Fuente: Diario El Heraldo Maule