El muro de es Trump es una pésima idea

By 29/11/2016Opinión
av-inmigracion

Me he parado en muchas plazas y esquinas de Chile buscando firmas para constituir el partido Ciudadanos. He tenido conversaciones lindas y muy emotivas. También he escuchado todo tipo de quejas.

Contra los políticos de todos lados, contra las pensiones que son malas y contra la salud pública que funciona mal. Son reclamos que todos podemos entender y compartir.
Pero hay una queja que me preocupa. Aparece de vez en cuando en la voz de algún señor o señora muy enojado/a. “¿Qué va a hacer con los inmigrantes, señor Velasco? me dicen con el ceño fruncido y un tono golpeado.
“Mejorar las leyes de migración” les digo yo. A algunos nos les gusta, porque al parecer les gustaría una respuesta a lo Trump: que hable de expulsiones o de muros proteccionistas. Pero no, ésa no es la respuesta.
¿Por qué no es la respuesta? Porque debemos estar orgullosos que haya gente de todo el mundo que quiera hacer su vida en Chile. Hace 30 o 40 años éramos un país del que la gente tenía que irse, ya fuera por persecuciones políticas o razones económicas. Hoy somos un país al que la gente quiere venir, porque aquí se vive mejor que un muchos países vecinos. Ese es un logro del que debemos estar orgullosos como país.
Hacer un muro a lo Trump es cerrar las puertas al mundo, lo que en la era de la globalización es un suicidio cultural y económico. Hay varias razones, pero quiero destacar una que pocas veces esta en el foco de nuestras conversaciones: la migración nos enseña. No solo nos enseña que hay nuevas culturas, comidas e idiomas. Nos trae ideas, enseña oficios y ayuda a la industria. Nos vuelve un país más diverso, y también más productivo.
Me pregunto que sería de la industria panadera sin la llegada de los españoles. El auge y la rapidez con que se movió esta industria en la década de los 30 se debió a esos inmigrantes. Lo mismo con la industria textil, que creció a manos de quienes llegaron del mundo árabe.
También me pregunto: ¿qué pasaría hoy con quienes reciben buena atención de salud de médicos venezolanos, cubanos o chinos? ¿Quién los atendería, cuando hoy hay tremenda escasez de médicos en los consultorios y especialmente en los hospitales?
Son muchos los ejemplos que nos permiten decir que los inmigrantes nos enseñan muchas cosas y hacen un aporte.
Es probable que al leer esto algunos de ustedes se enojen y me hablen de delincuencia o de pérdida de puestos de trabajo. La delincuencia es un problema gravísimo —lo tengo más que claro— pero no está directamente relacionada con la llegada de inmigrantes.
Y sobre los puestos de trabajo, la verdad es que muchos inmigrantes hoy hacen trabajos para los que la mano de obra local no alcanza, y que muchos chilenos/as no quieren o pueden hacer. Ahí no está el mayor problema.
El verdadero problema es el respeto —más bien la ausencia de respeto— por el ser humano de parte de algunos empresarios inescrupulosos que se soban las manos frente a la llegada de mano de obra barata que no se queja y que tratan a los inmigrantes como esclavos.
ESO ES INACEPTABLE Y TODOS DEBEMOS CONDENARLO
Lo que sí debemos hacer es mejorar nuestras leyes de migración. Las que tenemos datan de la dictadura y están obsoletas. Si quieren conocer ideas concretas los invito a mirarlas aquí, en este análisis del centro de estudios Plural http://pluralchile.org/…/…/2015/12/COORDENADAS-DIC-20151.pdf
El racismo no es tolerable. La falta de respeto hacia otros seres humanos tampoco lo es. El nacionalismo sano es bueno, pero los prejuicios nacionalistas solo dañan. Que Trump haya usado estos asuntos como caballitos de batalla solo muestra que ganó apoyándose en el odio y la rabia de muchos.
Que el odio y la rabia no nos cieguen. Somos chilen@s y tenemos buen corazón. No queremos ni debemos ser como Trump.